¿Por qué es importante saber si, cuándo, cómo, y por cuánto tiempo una persona hoy ha recibido a Dios Espíritu Santo en su vida?  Pues porque esto indica si tenemos que hacer algo como un prerrequisito, si somos creyentes verdaderos y, por lo tanto, un hijo de Dios (Romanos 8:9; Gálatas 4:5-6), si tenemos la vida eterna garantizada (Efesios 1:13-14; 4:30; 2 Corintios 5:5), y si tenemos la habilidad de tener el fruto del Espíritu para vivir una vida como Cristo (Gálatas 5:16, 2, 23).

Juan 7:37-39      ¿Cuándo recibirían al Espíritu Santo aquellos que creyeron en Cristo?

¿Cuándo fue glorificado Jesús (Juan 17:1; Hechos 2:33)?

[“glorificado” – hecho espléndido; manifestando todo lo que es Él; magnificado; honrado; especialmente sobre la resurrección y ascensión de Cristo – Vine’s  An Expository Dictionary of Biblical Words [Diccionario Expositivo de Palabras Bíblicas – Vine]; p. 482; Unger’s Bible Dictionary [Diccionario Bíblico de Unger], p. 409].

[Este pasaje contiene la distinta promesa de que todos los que en esta dispensación [el periodo de tiempo en el que Dios escoge trabajar y relacionarse de cierta manera con la humanidad después de la resurrección y la ascensión de Jesús] creen en el Señor Jesucristo como su salvador recibirán al Espíritu Santo cuando creen.].

Hechos 11:17; 10:45   ¿Cuándo recibieron al regalo del Espíritu Santo los primeros Cristianos gentiles?

[Esta es la narración de Pedro sobre la primera predicación del Evangelio a los gentiles.  Él declara que los Gentiles recibieron al Espíritu cuando ellos creyeron, como había pasado con los judíos.  La única condición era creer en Cristo para salvación y el Espíritu fue recibido como una parte vital de esa salvación para los gentiles.  La palabra griega “pisteusasin” es el primer participio aoristo en el caso dativo, que aquí significa “haber creído” o “después de/al creer.”  El tiempo aoristo activo indica “una acción terminada en el tiempo que pasó,” y aquí significa “al completar el acto de creer” y el caso dativo significa que “creer” es el objeto de la preposición “después de”.  Un participio es un verbo que actúa como adjetivo.  Aquí, es “después de creer” nosotros – Dr. Roberson Word Pictures in the NT [Fotos de Palabras en el Nuevo Testamento], p. 154.].

Romanos 5:1-2, 5

¿Qué dice Pablo que es cierto sobre todos estos cristianos en Roma y sobre sí mismo (vers. 5)?

[¿Cuándo más, excepto en el momento de salvación, pudo haber sido cierto esto sobre todos ellos ya que era una ciudad llena de cristianos que estaban en diferentes etapas de madurez espiritual?]

Romanos 8:9

¿Cuál es un prerrequisito para pertenecer a Cristo (es decir, para ser un hijo de Dios o un Cristiano?)?

[Este versículo nos enseña que el mismo hecho de salvación (el pertenecer a Cristo) es puesto a prueba por la presencia del Espíritu.  Una persona ni siquiera puede ser hijo/a de Dios, un/a Cristiano/a, a menos de que él o ella tenga al Espíritu Santo.].

Romanos 8:23     ¿Qué dice Pablo que todos ellos tienen (los creyentes en Roma y él mismo)?

[Aquí no hay referencia a alguna clase o calidad de cristiano o a alguna experiencia religiosa requerida, sino que todos estos cristianos en Roma tienen “las primicias (griego “aparchen”) del Espíritu.”  Las primicias eran lo primero de algo similar (la primera parte del proceso de salvación) que habría de venir (ej. Números 18:12-13).  En Romanos 11:16; 16:5; 1 Corintios 15:20, 44; 16:15; Santiago 1:18; Apocalipsis 14:4, se muestra que “las primicias” significa “lo primero o la primera parte”.  Aquí en Romanos 8:23, significa la “primera parte de la obra de salvación de Dios en el creyente.”  La obra regeneradora (Tito 3:5; Juan 3:6) y la presencia moradora (Romanos 8:9) del Espíritu Santo es dada a los creyentes ahora como garantía y adelanto de la futura herencia y de la redención final de sus cuerpos (la glorificación) cuando suceda la resurrección o el rapto – 1 Tesalonicenses 4:14-17; 2 Corintios 1:21-22; 5:5; Efesios 1:13-14; 4:30; Filipenses 3:20-21; 1 Corintios 15:42-44; 48-53; Romanos 13:11.].

Efesios 1:13-14      ¿Cuándo fueron marcados con el sello del Espíritu Santo estos Cristianos efesios?

[Otra vez, la referencia es a todos los creyentes, cuando creyeron al momento de salvación.  Como en Hechos 11:17 arriba, la palabra griega aquí, “pisteusantes”, esta en la forma de participio aoristo activo, pero en el caso nominativo, es decir “tú habiendo creído,” o al completar el acto de creer.”].

1 Corintios 2:12      ¿Quién recibió al Espíritu que procede de Dios?

[La referencia una vez más no es a una cierta clase de creyente o a creyentes con un cierto nivel de madurez, sino que todos estos cristianos en Corinto habían recibido al Espíritu Santo, aunque muchos de ellos eran carnales/mundanos/desobedientes/en pecado, 3:1-3.].

1 Corintios 6:19-20    ¿Cómo fueron llamados los cuerpos de estos Cristianos?

[Otra vez, esto no es una referencia a alguna clase de cristianos muy santos.  El contexto revela que eran culpables de pecados serios, sin embargo, el hecho que el Espíritu vivía en ellos es la base de este recurso.  No se les es dicho que, a no ser que dejen de pecar, no tendrán el Espíritu, sino que debido a que el Espíritu vive en ellos, ellos deben llevar vidas santas.  Sólo en el momento de salvación esto podría ser cierto sobre todos ellos.].

1 Corintios 12:13

¿Quiénes fueron bautizados (puestos espiritualmente) por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo?

[Los mismos cristianos Corintios pecaminosos están incluidos aquí en la palabra todos.  Si un cierto nivel de santidad tenía que ser adquirido antes de recibir al Espíritu Santo, entonces todos estos no hubieran sido bautizados en el Espíritu, ya que muchos en este grupo llevaban vidas carnales o pecaminosas.].

2  Corintios 5:5; 1:21-22

¿Quién fue dado como promesa o garantía de vida en el cielo?

[griego “arrabona” – significa “promesa, depósito, garantizando lo que ha de venir”].

[No sólo a algunos creyentes, sino que a todos los cristianos en Corinto, Dios les dio el Espíritu].

Gálatas 3:2-3      ¿Qué le pregunta Pablo a estos cristianos gálatas en el versículo dos?

 

[La respuesta a la pregunta retórica de Pablo es obviamente la última, “por la fe con que aceptaron el mensaje.”  Nada más era requerido, sólo la fe en el evangelio, 1:4, 9, 11; 2:16.].

Gálatas 4:5-6     ¿Por qué envió Dios al Espíritu a los corazones de estos gálatas?

[Porque ellos eran “hijos” (Dios les dio el Espíritu Santo), no porque eran “santificados,” extra santos, buscaban al Espíritu, o hablaban en lenguas.].

¿Y cómo o cuándo se convierte una persona en hijo de Dios  (Juan 1:12, “nombre” significa “quién es Él” –Dios Hijo y Salvador)?

Tres Pasajes Que Parecen Confusos o Contradictorios

Hechos 5:32         ¿A quién le ha dado Dios el Espíritu Santo?

[Esta no es la vida diaria de obediencia del cristiano, sino una apelación a las personas no salvas para “obediencia de la fe” (6:7, Romanos 1:5; 16:25-26).  Este pasaje enseña que el Espíritu le es dado a aquellos que “obedecen a Dios” en poner su fe en su Hijo el Salvador.  Dios les dio el Espíritu Santo a aquellos Israelitas que lo “obedecieron” al arrepentirse—es decir, al cambiar de opinión sobre Jesús de que era un blasfemo a una de creer en Él como el Hijo de Dios y Salvador, lo cual es el evangelio.  Dios habló a través de sus apóstoles y le ordenaba a la gente que se arrepintiera o, en otras palabras, que creyera en su Hijo, Cristo Jesús.  El contexto es claro—verss. 30-31, 41, así como lo es el contexto más amplio de verss. 2:36, 38, 3:14-19, y también el contexto aún más amplio de 1 Juan 3:23; 2 Tesalonicenses 1:6, 8; 1 Pedro 4:17; Hechos 16:31.  También, en el paralelismo sinónimo comparando la cita de Romanos 10:16  con Isaías 53:1, vemos que “aceptar” (obedecer) en Romanos 10:16 es “creer” en Isaías 53:1; y “las buenas nuevas” (el evangelio) en Romanos 10:16 es el “reporte” (el mensaje) en Isaías 53:1.  Por lo tanto, obedecer a Dios, aquí, es creerle a Dios sobre el mensaje del evangelio que Jesús es su Hijo y Salvador, quien murió para pagar por los pecados del creyente (1 Corintios 15:1-4).  Y en Juan 3:36, “creer” en el Hijo es contrastado con “rechazar” (NVI),  o “rehusarse” (RVR1960), o “no obedecer” (LBLA) al Hijo.  El castigo es el resultado de “no obedecer” el evangelio (2 Tesalonicenses 1:8-9), lo cual es lo mismo que “no creer” en el evangelio, las buenas nuevas sobre Jesús que es Salvador, el Cristo, que murió para pagar por todos los pecados del creyente para que él/ella tenga vida eterna.].

Hechos 8:14-17     ¿Por qué oraban Pedro y Juan?

[Este incidente sucede el período breve entre el Pentecostés en Hechos 2 y la predicación del Evangelio a los gentiles en Hechos 10.  Las condiciones existentes en este tiempo no deben ser consideradas como la relación final entre el Espíritu y todos los creyentes a través de la Era de la Iglesia.  Más bien, era una señal para los cristianos hebreos que toda la gente (incluyendo a los samaritanos a quienes odiaban los judíos, porque los samaritanos era mitad judíos y mitad gentiles en su origen étnico) estaba incluida en el reino de Dios al creer en Cristo.  “Todos los creyentes” eran/son ahora el pueblo escogido de Dios, 2 Tesalonicenses 2:13; Colosenses 3:12 con 1:2-4; Hechos 26:15-18 con 2 Timoteo 2:10.].

Hechos 19:1-6

¿Cómo contestaron estos discípulos de Juan el Bautista la pregunta de Pablo sobre si habían recibido al Espíritu Santo cuando creyeron, vers. 2?

[Estos discípulos de Juan el Bautista sabían poco de Cristo, o del camino a salvación por creer, o del Espíritu Santo.  Todavía no eran cristianos, sino que eran creyentes del mensaje de Juan de un bautismo de/que significaba arrepentimiento (un cambio en su pensar de creer que ser descendiente de Abraham era suficiente para entrar en el reino de Dios a darse cuenta de que ellos eran pecaminosos y necesitaban creer en el Mesías que pronto había de venir para entrar en su reino, Mateo 3:2, 6, 9.)   Después de que Pablo clarifica el propósito del bautismo de Juan, en relación con Cristo, estos efesios al escucharlo fueron bautizados/sumergidos en el nombre del Señor Jesús—un bautismo cristiano.  Aparentemente al punto que escucharon el evangelio es cuando ellos creyeron y fueron, por lo tanto, salvos.  Fue en este punto que Pablo puso sus manos sobre ellos.  El acto de Pablo de poner sus manos sobre ellos era simplemente para representar la aprobación apostólica del hecho que estos santos de la era del Antiguo Testamento—quienes eran seguidores de las enseñanzas de Juan el Bautista—también serían incluidos en la Iglesia del Nuevo Testamento, el cuerpo de Cristo.].

Este estudio bíblico también está disponible en:  Inglés

 

Let us know what you think.